Malcolm X: del crimen a la conversión al Islam y la lucha por los derechos civiles de los negros

Malcolm X: del crimen a la conversión al Islam y la lucha por los derechos civiles de los negros

por Alexsandro M. Medeiros

lattes.cnpq.br/6947356140810110

publicado en out. 2021

versión en Portugués

            La segregación racial en los Estados Unidos ha dejado profundas cicatrices en la población negra. En Estados Unidos era común en las primeras tres décadas del siglo XX palizas, linchamientos, ahorcamientos e incluso quemar a hombres y mujeres negros en las calles de varios estados norteamericanos, principalmente en el sur de ese país, en lugares públicos con la complacencia del Estado y acompañado por la comunidad blanca de las ciudades. En el sitio web https://withoutsanctuary.org/pics_01.html es posible tener acceso a numerosas fotos de este período, con negros colgando e información sobre cada foto.

            Fue en este contexto en el que Malcolm, nacido en 1925, vivió y cuyo odio contra los blancos se forjó desde su infancia, marcada por innumerables tragedias. Desde la muerte de su padre hasta la hospitalización psiquiátrica de su madre. Además, su abuela quedó embarazada de su madre luego de ser violada por un hombre blanco que nunca fue arrestado, ni siquiera acusado de un delito. “La infancia de Malcolm fue ardua. Primero, por el color de piel que consagró el futuro de buena parte de los negros del país, segundo, porque durante la década de 1930, años de su niñez, vivieron la época de la Gran Depresión” (RODRIGUES, 2010, p. 51 – traducción nuestra).

            Su padre, Earl Little, un ministro bautista que predicó la lucha contra la discriminación racial, fue asesinado a golpes en 1931 y su cuerpo fue colocado en una línea de tranvía. El ataque fue una represalia por los sermones de Earl a favor de los derechos de los negros. No hubo investigación criminal y las autoridades concluyeron que se había suicidado.

El brazo izquierdo había sido aplastado, la pierna derecha casi separada del tronco [...] “El tranvía lo había cortado justo debajo del tronco, separando completamente la pierna izquierda y aplastando la derecha, porque el tranvía ... había pasado justo encima de él. Se desangró hasta morir ". El recuerdo más vívido de Malcolm del funeral de su padre fue ver a su madre histérica y la dificultad que tuvo para aceptar lo que había sucedido (MARABLE, 2013, p. 43 – traducción nuestra).

            El señor Little, que "siguió al pie de la letra las teorías de Marcus Garvey, quien predicó el regreso de la gente negra a África y por ello fue blanco de una persecución constante, principalmente por parte de la organización racista de origen cristiano, el Ku Klux Klan" (ALVES, 2012, p. 2 – traducción nuestra), fue otro negro, entre miles, que fue asesinado por el odio racista de la clase blanca sin ningún tipo de castigo por parte del Estado norteamericano. “El padre de Malcolm era un negro con conciencia política que luchó por la liberación y la justicia social de sus hermanos. Por esta razón, la casa de la familia Little fue incluso incendiada por miembros del Klan, episodio descrito más tarde como ‘noche de pesadilla’” (RODRIGUES, 2010, p. 52 – traducción nuestra).

           El episodio de la “noche de la pesadilla” tuvo lugar dos años antes de la muerte del padre de Malcolm cuando solo tenía 4 años, cuando hombres encapuchados de la organización racista Ku Klux Klan vertieron gasolina y prendieron fuego a la casa de la familia Little en el suburbio de Lansing, en el estado de Michigan.

Malcolm, de cuatro años, y sus hermanos recordarían este episodio por el resto de sus vidas [...] “Cuando nos despertamos, había fuego por todas partes, y todos corrían hacia las paredes, chocando entre sí, tratando de salir. Escuché a mi mamá gritar, a mi papá gritar, querían asegurarse de que estuviéramos todos juntos para sacarnos de allí. El fuego se estaba extendiendo tan rápido que prácticamente no lograron salvar nada más. Mi madre empezó a correr de regreso a buscar ropa de cama, cualquier cosa que consiguiese, la dejaba en el porche y luego la sacaba al jardín. Cometió el error de acostar a mi hermanita, siendo aún una bebé, sobre unos edredones para volver a buscar más cosas. Cuando regresó, no vio a la niña, dio la casualidad de que le habían puesto otras cosas encima. Mi mamá casi se vuelve loca. Quiero decir, tuvieron que abrazarla para que no volviera a la casa. Hasta que la bebé lloró y se enteraron de dónde estaba” (MARABLE, 2013, p. 36 – traducción nuestra).

            En el bachillerato, cuando le dijo a su maestro Ostrowski que quería ser abogado, escuchó de él que el Derecho no era una realidad para los negros, sino actividades manuales, como la carpintería. “Malcolm sabía que el consejo del señor Ostrowski no se lo daría a otros estudiantes blancos, eso fue un duro golpe para la vida, y como él mismo dijo: ‘[...] fue en este momento que empecé a cambiar por dentro’” (X, 1964, p. 44 apud ALVES, 2012, p. 6 – traducción nuestra).

            De adolescente pasó por varios centros de custodia a causa de los ataques de nervios que sufrió su madre, por lo que tuvo que ser ingresada en un hospital de enfermos mentales. A partir de los 15 años, Malcom empezó a frecuentar los bares de Harlem, en Nueva York (el mítico barrio de la mayoría negra) y a convivir con los delincuentes locales. A los 17 años, se enteró de que un grupo de tramposos de Harlem necesitaba un ayudante y se metió en el crimen: tráfico de drogas, robo, prostitución y juegos de azar. Su vida en la criminalidad no terminó bien y luego de ser arrestado cuando estaba por cumplir 21 años, fue sentenciado a 10 años de prisión.

 

Conversíon al Islam

Malcom na Cadeia

Disponible en: Rede Brasil Atual.

 

            Fue en la cárcel donde la vida de Malcolm cambió radicalmente, convirtiéndose al Islam. En prisión, tuvo la oportunidad de estudiar diversas áreas del conocimiento, como inglés, caligrafía e incluso retórica, y demostró ser un gran predicador. Así describe Malcolm la vida en prisión (apud RODRIGUES, 2010, p. 71 – traducción nuestra).

Describe Halley la vida en prisión de Malcolm: Como un pez (jerga carcelaria para un nuevo recluso) en Charlestown, me sentí físicamente desesperado y hostil como una cobra venenosa, por quedar repentinamente privado de drogas. Las celdas no tenían agua corriente. La prisión había sido construida en 1805, en la época de Napoleón, y todavía tenía el estilo de la Bastilla. En la celda pequeña y sucia, podía acostarme en el catre y poner las manos contra ambas paredes. El baño era un cubo cubierto. Por más fuerte que sea un hombre, no puede soportar el olor a heces del ala de la prisión. (...) “Al salir de la cárcel, la mente intenta borrar la experiencia. Pero no es posible. He hablado con muchos hombres que han estado en prisión. Siempre me ha parecido interesante ver que muchos detalles de nuestros años en prisión se han borrado por completo de nuestras mentes. Pero, en todos los casos se puede descubrir una cosa: un ex-preso nunca puede olvidar los barrotes.

            En prisión, Malcolm aprendió los textos de Elijah Muhammad (1897-1975), líder de la Nación del Islam (NOI), y pasó a formar parte de la organización. El más notable de sus seguidores fue quizás el boxeador Cassius Clay, más conocido como Muhammad Ali. Durante este período adoptó el nombre Malcolm X porque, según uno de los preceptos de la NOI, los apellidos adoptados por la población negra estadounidense eran vestigios de la esclavitud. (para mayores detalles sobre la fundación, la historia y la ideologia de NOI, consulte Růžičková, 2015, p. 21-30). Las ideas predicadas por Elijah Muhammad alimentaron el odio de Malcolm hacia los blancos y apuntalaron su voluntad de responder con violencia a las agresiones sufridas por los afroamericanos. “El mensaje defendido por la Nación del Islam fue que no habría posibilidad de emancipación política para la población afroamericana en un sistema político dominado por ‘demonios blancos’” (MACEDO, 2011, p. 147 – traducción nuestra).

            En ese momento, la opinión de Malcolm era extremadamente radical y comenzó a adoptar el discurso de odio hacia los blancos de la Nación del Islam. Para Malcolm, la historia había sido "blanqueada" por el diablo del hombre blanco, que esclavizó a todas las razas de la Tierra, no solo a los negros. “El Hombre Original era negro, en el continente llamado África, donde había surgido la raza humana en el Planeta Tierra. El negro, el original, había construido grandes imperios, civilizaciones y culturas, mientras que el blanco aún vivía en cuatro patas en cuevas” (apud RODRIGUES, 2010, p. 74 – traducción nuestra). Pero a lo largo de la historia el "diablo del hombre blanco", impulsado por su naturaleza demoníaca, violó, saqueó, asesinó y explotó a todas las razas no blancas. Al llegar a África el diablo blanco se impuso sobre el negro y en América el blanco promovió un verdadero lavado de cerebro del negro, imponiendo su religión cristiana al negro y enseñando que el negro era salvaje, de raza inferior y que incluso "se balanceaban en los árboles como monos". Y el hombre negro aceptó esta afirmación e incluso adoró a este Dios blanco de ojos azules. “La religión cristiana de este hombre blanco ha engañado y lavado el cerebro aún más al 'negro', haciéndolo siempre poner la otra mejilla, sonreír, gatear, humillarse, cantar y rezar, aceptando todo lo que le era dado como miserables sobras del demonio hombre blanco” (apud RODRIGUES, 2010, p. 74 – traducción nuestra).

            Malcolm X se convirtió en ministro de la Nación del Islam y su segundo líder más importante, solo detrás de Elijah Muhammad. La agenda de lucha de la NOI era extremadamente radical y se oponía al movimiento por los derechos civiles de los negros, liderado por militantes pacifistas moderados como el pastor bautista Martin Luther King. King era un defensor de la no violencia, mientras que Malcolm X rechazaba la igualdade racial y la integración en la sociedad blanca, defendiendo el separatismo negro y afirmando que la violencia era un recurso aceptable para la autoprotección. Su acción política radical incluyó la condena del mestizaje racial, la separación total entre blancos y negros, la lucha por un estado negro, separado de uno habitado por blancos, la desobediencia civil y la lucha y desobediencia civil para lograr sus objetivos.

            En la década de 1955, una serie de manifestaciones populares, que se conoció como el “Movimiento por los Derechos Civiles”, y que tuvo su origen en el episodio que ocurrió en Montgomery, Alabama, donde Rosa Parks, una mujer negra, se negó a ceder su lugar a un hombre blanco en un autobús. En este contexto, Malcolm X adoptó un discurso violento y dijo que los negros debían reaccionar ante los opresores blancos.

           Las tensiones raciales crecieron y los enfrentamientos con la policía se convirtieron en una rutina. En la noche del 27 de abril de 1962, un grupo de policías asesinó a un miembro de la Nación del Islam, Ronald Strokes, dejó otro lisiado y cinco heridos mientras asaltaba un templo en Los Ángeles. Enfurecido, Malcolm X llamó a la comunidad negra a protestar en las calles. Asistieron miles, alrededor de 80 fueron detenidos y 14 heridos, incluidos dos policías.

            En 1963, en el apogeo de su popularidad, Malcolm X se desilusionó de la organización religiosa luego de descubrir que su mentor, el venerable Elijah Muhammad, mantenía relaciones sexuales con hasta seis mujeres que participaban en el NOI, teniendo hijos con algunas de ellas y un año después rompió definitivamente con el NOI, lo que aumentó su número de enemigos, ya que muchos musulmanes negros lo tildaron de traidor. La ruptura total de Malcolm X con la NOI “ocurriría a principios de 1964, luego de meses de enfrentar un silencio impuesto por Muhammad debido a los comentarios hechos por el ministro sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963” (MACEDO, 2011, p. 147 – traducción nuestra). El año 1964 marcó no solo los últimos momentos de Malcolm X como miembro de la Nación del Islam, sino también su radicalismo religioso, que sufriría un vuelco absoluto tras su visita a la ciudad santa de La Meca, en Arabia Saudita.

Malcolm, que había cambiado por completo después de su liberación de la prisión y su conversión al Islam negro, experimentaría una transformación nueva, breve y final en su vida. La salida de la Nación del Islam llevó a Malcolm a abandonar el discurso radical y acercarse al diálogo con los blancos, fase que llamamos en esta disertación “conciencia moderada” (RODRIGUES, 2010, p. 98  – traducción nuestra).

 

Peregrinación a la Meca

            Sus ideas se suavizaron tras un viaje que hizo a La Meca en 1964, y marcó un giro ideológico cuando regresó a Estados Unidos, admitiendo la posibilidad de convivir con la sociedad blanca. “Durante su visita a la ciudad sagrada, el líder es sorprendido por varios ejemplos cotidianos donde, según él, las diferencias raciales y de clase entre los individuos fueron ignoradas frente a la fe religiosa” (MACEDO, 2011, p. 148 – traducción nuestra).

            Después de su peregrinación, cambió su nombre a El-Hajj Malik El-Shabazz y su visión del mundo se volvió mucho más tolerante desde el punto de vista religioso a medida que aprendió otras formas de profesar su fe en Alá. Este cambio comenzó justo antes de su peregrinaje. Cuando Malcolm X aterrizó en El Cairo, Egipto, por ejemplo, relata: “Me encontré con innumerables personas, obviamente musulmanes que venían de diferentes lugares y comenzaban la peregrinación a La Meca. De repente comprendí que allí no había problema de color” (apud RODRIGUES, 2010, p. 103 – traducción nuestra). En Egipto, Malcolm X encontró una humildad y una hermandad islámica que nunca había visto en los EE. UU. Además de encontrar personas no negras en el mundo musulmán que eran tan genuinamente fraternales con un negro como él, como el Dr. Omar Azzam, quien lo hizo reflexionar sobre su propia posición frente a los blancos:

Yo era un 'racista'. Era un 'anti-blanco' ... y él, según todas las apariencias, era un blanco ... Fue esa mañana cuando comencé a reevaluar al 'hombre blanco'. Fue entonces cuando comencé a entender que 'hombre blanco', en el sentido común del término, significa color de piel solo en forma secundaria; principalmente, describió actitudes y acciones. En Estados Unidos, 'hombre blanco' significa actitudes y actos específicos hacia el hombre negro, hacia todos los hombres no blancos. Pero en el mundo musulmán había conocido a hombres de piel blanca que eran más genuinamente fraternos que cualquiera que hubiera conocido antes. Esa mañana marcó el comienzo de un cambio radical en toda mi perspectiva sobre los hombres "blancos" (apud RODRIGUES, 2001, p. 104 – traducción nuestra).

            En su peregrinaje, Malcolm X experimentó una profunda transformación. En África, se dio cuenta de que el problema no era el hombre blanco, sino el imperialismo, el sistema político y económico que permitía que los negros pobres fueran explotados por negros ricos. Él, que estaba acostumbrado a llamar demonios a todos los hombres blancos, ahora estaba revisando radicalmente sus conceptos, asumiendo una postura más moderado en relación con el hombre blanco. Durante los 11 días que pasó en el mundo musulmán, comió del mismo plato, bebió de la misma taza, durmió en la misma cama “rezando siempre al mismo Dios, con hermanos musulmanes cuyos ojos son del azul más azulado, el cabello el más rubia, la piel blanca más blanca” (apud RODRIGUES, 2010, p. 105 – traducción nuestra).

            Su peregrinaje a La Meca revela lo que nunca había imaginado en Estados Unidos: hombres y mujeres, de todas las razas y colores, circulaban y rezaban por la Kaaba, en medio de la Gran Mezquita: “desde allí Malcolm estaba seguro de que el Islam en el que  creía en Estados Unidos, estaba totalmente equivocado, junto con todas las prácticas de la Nación del Islam, a la cual se subordinó durante doce años” (RODRIGUES, 2010, p. 105 – traducción nuestra).

El impacto espiritual, emocional e ideológico de la peregrinación islámica en Malcolm fue mejor descrito en sus propias palabras en una carta que envió para distribuir entre sus seguidores en Nueva York: “Nunca he presenciado una hospitalidad tan sincera y un espíritu abrumador de verdadera hermandad como el que es practicado por personas de todos los colores y razas aquí en esta antigua Tierra Santa ... Había decenas de miles de peregrinos de todo el mundo. Eran de todos los colores, desde rubias de ojos azules hasta africanos de piel negra. Pero todos estábamos participando en el mismo ritual, exhibiendo un espíritu de unidad y hermandad que mis experiencias en Estados Unidos me llevaron a creer que nunca podría existir entre blancos y no blancos. Estados Unidos necesita entender el Islam, porque es la única religión que borra el problema racial de la sociedad. … Nunca había visto la hermandad sincera y verdadera practicada por todas las razas juntas, independientemente de su color” (apud RŮŽIČKOVÁ, 2015, p. 53-54).

            Después de la peregrinación a La Meca, Malcolm viajó a algunos países de África, como Nigeria, Ghana, Etiopía, Kenia, Tanzania. Entre estos viajes, quizás el más importante fue el que Malcolm realizó para participar en la segunda Cumbre de la OUA (Organización de la Unidad Africana). En esta cumbre, donde se encontraban los jefes de estado africanos, Malcolm logró, con la ayuda del presidente de Tanzania, Julius K. Nyerere, aprobar una resolución que aborda la situación de los afroamericanos en Estados Unidos. La aprobación de esta resolución “sobre la lucha de los afroamericanos y el racismo en los Estados Unidos, en la Cumbre de la OUA en El Cairo el 21 de julio de 1964, fue un paso importante para conectar las luchas de los afroamericanos y africanos en África” (MBUGHUNI, 2014, p. 178). Si bien la resolución aprobada es considerada moderada por algunos académicos debido a que no se emitió ningún comunicado condenando a Estados Unidos, sino solo solicitando que Estados Unidos “dedique recursos a combatir el racismo”, fue en esta Cumbre que, por primera vez, “treinta y cuatro naciones africanas independientes hablaron en apoyo de los afroamericanos como grupo” (id., ibidem, p. 178). En 1963, la OUA había aprobado una resolución condenando la discriminación racial en Sudáfrica y aunque Malcolm había presionado a “los delegados africanos en 1964 [...] [quienes] también deberían hacer lo mismo por los Estados Unidos” (id., Ibidem, p. 179), en este punto no tuvo éxito. Aquí está la resolución:

La Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno se reunió en su Primera Sesión Ordinaria en El Cairo, UAR, del 17 al 21 de julio de 1964, Recordando la resolución 1904 (XVIII) de la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptada el 20 de noviembre de 1963: la Declaración sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial; Recordando otras resoluciones de la Asamblea General y los Organismos Especializados de las Naciones Unidas, que exigen la eliminación de todas las formas de discriminación racial; Teniendo en cuenta la resolución aprobada en la Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno en Addis Abeba en mayo de 1963, condenando la discriminación racial en todas sus formas en África y en todas partes del mundo; Considerando que han pasado cien años desde que se firmó la Proclamación de Emancipación en los Estados Unidos de América; Observando con satisfacción la reciente promulgación de la Ley de Derechos Civiles, diseñada para garantizar a los negros estadounidenses sus derechos humanos básicos; sin embargo, profundamente perturbado por las continuas manifestaciones de fanatismo racial y opresión racial contra los ciudadanos negros de los Estados Unidos de América:

1 REAFIRMA su convicción de que la existencia de prácticas discriminatorias preocupa profundamente a los Estados miembros de la Organización de la Unidad Africana;

2 INSTA a las autoridades gubernamentales de los Estados Unidos de América a que intensifiquen sus esfuerzos para garantizar la eliminación total de todas las formas de discriminación por motivos de raza, color u origen étnico (apud MBUGHUNI, 2014, p. 184).

           Después de varios honores en suelo africano, Malcom regresó a los Estados Unidos donde fundó la Organización de Unidad Afroamericana (Organization of Afro-American Unity, OAAU). Inspirada por la Organización de la Unidad Africana, la OAAU tenía la intención de unir a los afroamericanos y comprendió que el problema al que se enfrentaban los afroamericanos era mucho más complejo que solo el color de piel y la elección religiosa y tenía que ver con el desarrollo del capitalismo.

Malcolm anunció la creación de la Organización para la Unidad Afroamericana (OAAU) el 28 de junio de 1964 [...] En la conferencia de prensa que anunció la nueva organización, Malcolm declaró que su objetivo era unir a los afroamericanos para luchar por los “derechos humanos” e “internacionalizar” el movimiento estadounidense de derechos civiles llevando su caso a la ONU (MBUGHUNI, 2014, p. 181).

            Malcolm también fundó su propia asociación religiosa, la Muslim Mosque o Mezquita Musulmana Inc.: “que debía ‘enseñar el mensaje de Mahoma: separación, superación moral, autosuficiencia económica - y finalmente un éxodo de regreso ... para nuestra propia patria africana’” (RŮŽIČKOVÁ, 2015, p. 50). Más tarde, en lugar de separación, Malcolm hablaría de independencia y Růžičková (2015, p. 51) también destaca que la principal diferencia entre la mezquita musulmana y la NOI era su posición sobre la violencia. Malcolm no solo condenó la violencia de la guerra de Vietnam, como lo haría Martin Luther King, sino que en lugar de "ser etiquetado a favor de la violencia, Malcolm deseaba que él, sus partidarios y todos los estadounidenses negros fueran retratados como víctimas de la violencia" (id., Ibidem, p. 51).

El Malcolm de 1964, el último año de su vida, es un líder negro en sintonía con las luchas revolucionarias en el continente africano, defendiendo la perspectiva de que la lucha de los negros en Estados Unidos no era una cuestión de derechos civiles, sino de derechos humanos y, por lo tanto, debería ser debatido por las Naciones Unidas, organismo internacional que sería capaz de ejercer presión sobre el gobierno de Estados Unidos. Su paso por el continente africano, en un largo viaje realizado en la segunda mitad de 1964, y su contacto con líderes revolucionarios negros lo acercaron a una perspectiva panafricanista que lo diferenciaba de otros líderes negros norteamericanos de la época (MACEDO, 2011, p. 148 – traducción nuestra).

Malcom fala à imprensa

Disponible en: Folha de São Paulo.

 

            Este nuevo Malcolm X, o más bien El-Hajj Malik El-Shabazz, profundamente transformado por su peregrinaje, tuvo poco tiempo para mostrar a los negros y blancos de Estados Unidos su nueva personalidad. El 14 de febrero de 1965, la casa donde él vivía junto con su esposa Betty Shabazz, con quien se había casado en 1958, y sus cuatro hijas, fue atacada por bombas. Una semana después, el 21 de febrero, Malcolm-X fue asesinado de 15 disparos a quemarropa por integrantes del propio movimiento negro, justo antes de comenzar su discurso en la sede de la OAAU, frente a su esposa embarazada y sus hijas. Murió con tan solo 39 años, asesinado por 3 miembros de la NOI, luego de sufrir innumerables transformaciones: un niño negro en medio de las tragedias de la vida, la adopción, su vida en el crimen, encarcelamiento, conversión al Islam y activista internacional de derechos civiles y humanos: “cada transformación parece trascender la primera. Cada transformación trae consigo nuevas lecciones, y el Malcolm X emergente podría compararse con una mariposa que escapa de un capullo” (GILLESPIE, 2012, p. 1 – traducción nuestra). En 1965 silenciaron la voz de Malcolm X, El-Shabbaz, pero no borraron su legado: “Shabazz estaba trabajando en un nuevo legado para sí mismo. Creía que la creencia islámica en Un Dios podría ayudar a los estadounidenses blancos a darse cuenta de la unidad de los hombres y librar a su país de todos los problemas raciales” (RŮŽIČKOVÁ, 2015, p. 55).

 

Referencias Bibliograficas

ALVES, Valdir. De bandido a herói: a subjetividade na construção da pessoa em Malcolm X. III Ebecult - Encontro Baiano de Estudos em Cultura, 18 a 20 de abril de 2012, UFRB.

GILLESPIE, Alex. Autobiography and identity: Malcolm X as author and hero. LSE Research Online, p. 1-23, mar., 2012. Acesso em 16/09/2018.

MACEDO, Márcio. Malcolm X: Uma Vida de Reinvenções (RESENHA). Sankofa, Revista de História da África e de Estudos da Diáspora Africana, Ano IV, Nº 8, p. 143-150, dez. 2011. Acesso em 13/09/2018

MARABLE, Manning. Malcolm X: um vida de reinvenções. Tradução Berilo Vargas. São Paulo: Companhia das Letras, 2013.

MBUGHUNI, Azaria. Malcolm X, the OAU Resolution of 1964, and Tanzania: Pan-African Connections in the Struggle Against Racial Discrimination. The Journal of Pan African Studies, vol.7, no.3, p. 177-194, sept., 2014. Acesso em 16/09/2018.

RODRIGUES, Vladimir M. Malcom X: entre o texto escrito e o visual. Dissertação (Mestrado em História, Cultura e Literatura). Instituto de Biociências, Letras e Ciências Exatas, Universidade Estadual Paulista, Campus de São José do Rio Preto, São José do Rio Preto, 2010.

RŮŽIČKOVÁ, Markéta. Malcom X: Spiritualism and Politics Before and After the Hajj. Tese (Doutorado em English Language and Literature). Pedagogická fakulta, Masaryk University, Brno 2015.

 

Espiritualidad y Política → Malcolm X: del crimen a la conversión al Islam y la lucha por los derechos civiles de los negros