¿Sociedad de la Información o Sociedad del Conocimiento?

¿Sociedad de la Información o Sociedad del Conocimiento?

por Alexsandro M. Medeiros y Alexis Guerra

lattes.cnpq.br/6947356140810110

 publicado en: mar. 2022

versión en Portugués

            A lo largo de la historia, el hombre ha creado los más diversos medios y herramientas para comunicarse, y así mejorar su nivel de vida. “La información siempre ha sido el insumo básico para el desarrollo. Cuando el hombre asoció palabra e imagen y creó la escritura, permitió la transmisión y almacenamiento de información” (BORGES, 2000, p. 31 – traducción nuestra). Luego vino la prensa de Gutenberg en el siglo XV, el teléfono, la radio, la televisión.

            La primera máquina de procesamiento de datos digitales, llamada Colossus, fue creada por los británicos en 1943 durante la Segunda Guerra Mundial para descifrar los códigos nazis. Nueve años después, aparece en EE.UU. el primer organismo público de tratamiento de datos, la NSA (National Security Agency), con el objetivo de tratar datos de forma automática para obtener información relacionada con la inteligencia durante la Guerra Fría. En estos dos ejemplos, la información era esencial. Fue la información que permitió a los británicos obtener informaciones sobre las tácticas de guerra de los nazis y, en el contexto de la Guerra Fría, la información era de mayor importancia que las propias armas de guerra.

             Finalmente, en 1989 aparece la world wide web, desarrollada por el científico británico Tim Berners-Lee para facilitar el intercambio de información entre personas. Tim Berners-Lee simplemente no imaginó que su invento revolucionaría la forma en que se almacenan y comparten los datos y la información.

            En este contexto, las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) generan el concepto de Sociedad de la Información: término que surge en el siglo XX, a partir de los avances tecnológicos que ampliaron el acceso a la información a escala global. Ocupando espacio en las más diversas universidades del mundo y también en el ámbito político, económico y social “la expresión 'sociedad de la información' se convirtió rápidamente en una jerga en los medios de comunicación, llegando, de forma conceptualmente imprecisa, al universal léxico del ciudadano” (WERTHEIN, 2000, p. 71 – traducción nuestra). La idea de Sociedad de la Información, según Castells (2000), genera un nuevo paradigma, que tiene entre sus características: la información como materia prima, con alta penetrabilidad (su actividad afecta a todos), desde un sistema de lógica de redes, con gran flexibilidad (permitiendo la modificación y reorganización de sus componentes) y aumentando la convergencia de tecnologías. En la década de 1990, el término sociedad del conocimiento comenzó a servir como una alternativa al término sociedad de la información.

            Todos estamos rodeados de información, actúan en diferentes espacios y lugares de nuestra vida actual. La información se publica, se lee y se comparte a cada segundo. La sociedad contemporánea forma parte de un proceso de cambio en el que las nuevas tecnologías son las principales responsables. Este tipo de sociedad está en proceso de formación y expansión. Las facilidades que traen las tecnologías han ido aumentando el nivel de complejidad de la información y su respectivo tratamiento. Con Internet existe el flujo de intercambio de información en tiempo real. Desde la década de 1970, marcada por el auge de las telecomunicaciones, el desarrollo de las tecnologías de la información ha hecho que la sociedad presente nuevas condiciones para el procesamiento de la información.

            Ante este escenario, se discute cómo la sociedad puede utilizar la información para su propio beneficio. Las posibilidades son muchas y ya se empiezan a sentir de diferentes formas:

La educación a distancia, las bibliotecas digitales, las videoconferencias, el correo electrónico, los grupos de “chat”, y también el voto electrónico, la banca en línea, el video a pedido, el comercio electrónico, el trabajo remoto, ahora son parte integral de la vida diaria en la mayoría de los centros urbanos del mundo (WERTHEIN, 2000, p. 75 – traducción nuestra).

               Pero la condición para que avance la Sociedad de la Información es la posibilidad de que todos tengan acceso a las TIC, presentes en nuestra vida cotidiana que son herramientas indispensables para la comunicación personal, laboral y de ocio.

            La televisión, la telefonía e internet son en gran parte responsables del advenimiento de esta nueva sociedad. Impulsadas por el desarrollo de internet, las herramientas digitales como las bibliotecas digitales, el correo electrónico, la banca en línea y las redes sociales están llamando la atención en la época contemporánea.

              Al señalar algunas de las características de la sociedad de la información y el conocimiento, Borges (2000, p. 29 – traducción nuestra) destaca:

la distancia y el tiempo entre la fuente de información y su destinatario ya no tienen importancia; la gente no necesita moverse porque son los datos los que viajan; – la probabilidad de encontrar respuestas innovadoras a situaciones críticas es muy superior a la situación anterior; – las tecnologías de la información y la comunicación han convertido al mundo en una “aldea global” (MacLuhan); – las nuevas tecnologías han creado nuevos mercados, servicios, puestos de trabajo y negocios; registro grandes volúmenes de datos a bajo costo; procesamiento automático de información a alta velocidad; recuperación de información, con estrategias de búsqueda automatizada; fácil acceso a la información almacenada en bases de datos en varios lugares o instituciones; seguimiento y evaluación del uso de la información.

 

La memoria escrita a diário (por Alexis Guerra)

            Dos términos definen el periodismo en su esencia: Diario y Crónica. Una está relacionada con la actividad de cada día o las jornadas, la otra es el relato de forma ordenada en el tiempo. Ambas hablan de su origen, de narrar hechos, de clasificarlos y hacerlos públicos; por ello el periodismo está estrechamente ligado a la historia, al tiempo y a la memoria de los pueblos.

          Además de su importancia como medio de información y la influencia que ejerce en la conformación de la opinión pública, el registro del acontecer diario en la prensa ha contribuido a mantener gran cantidad de eventos y testimonios fundamentales para la memoria colectiva. El periodismo ha sido una fuente privilegiada para los historiadores, pero también para cada persona, para las sociedades, para no olvidar y para aprender.

         La memoria es una característica exclusiva de los seres humanos de recordar lo ocurrido en el pasado y que se mantiene vivo gracias a la transmisión de generación en generación y que, de acuerdo a la psicología, es la base para la experiencia. Lo contrario, el olvido, o “lethe” en griego, que significa escapar al conocimiento, escapar a la vista, olvidar, tiene su raíz en el nombre del río Leteo, el río del olvido, de la muerte. Según la mitología griega, los muertos del Hades son como los personajes de las historias que permanecen ausentes y olvidados de sí mismos en la casi nada, que son la escritura o las huellas de su vida, hasta que alguien las recuerda y las cuenta o lee.

            De allí la importancia que tiene el periodismo no sólo como constructor de la historia de todos los días, sino porque los periódicos guardan grandes archivos de estos acontecimientos, que permiten la consulta y la vuelta a la vida de eventos y personajes, preservando la memoria de lo ocurrido, tal como lo refiere Caroline de Oteyza, investigadora en el área de la Comunicación, quien afirma que la divulgación del passado y la construcción de la memoria colectiva le deben mucho al periodismo, que selecciona el acontecer diario para divulgarlo a la sociedad. Otro especialista de la comunicación social, el catalán Arcadi Espada, lo dice de este modo: El periodismo se ha convertido en una fuente indispensable para los científicos del pasado… Sus testimonios serán fundamentales para que los contemporáneos sucesivos puedan reconstruir ese presente...

          En ese proceso de almacenamiento del dato, de la experiencia, de la vida, al fin, el periodismo ha jugado un papel decisivo. Por otra parte, la naturaleza plural del periodismo ofrece la posibilidad de que sea utilizada como fuente para la historia o testigo de la memoria, es la verdad contada por sus protagonistas, por encima del monopolio que han intentado los regímenes autoritarios de imponer una verdad oficial y de tergiversar la historia. Los archivos periodísticos son santuarios de conservación de la memoria, que atesoran testimonios y documentos y que ahora, con las nuevas tecnologías, permiten un mayor acceso a todos y mantener vivos inmensos recursos escritos, fotográficos y audiovisuales. Junto con ello, el llamado nuevo periodismo está orientado a profundizar en el hecho noticioso por medio de la investigación, recopilando y verificando datos, con una mayor consulta de fuentes especializadas, aprovechando, además, estos medios modernos para la inmediatez y para sacar a la luz los hechos, pero también para descubrir los porqués y todo el trasfondo de lo que es importante, para hacer periodismo de calidad, fundamentando la verdad, que es la que debe prevalecer; pero además, como dijera Gabriel García Márquez, “con un elemento importante: los detalles humanizados” que fortalecen la información y la memoria individual y colectiva.

 

 

Referências Bibliográficas

BORGES, Maria Alice Guimarães. A compreensão da sociedade da informação. Ciência da Informação, Brasília, v. 29, n. 3, p. 25-32, set./dez. 2000. Acesso em: 04 jun. 2019.

CASTELLS, Manuel. A era da informação: economia, sociedade e cultura. In: A Sociedade em rede. São Paulo : Paz e Terra, 2000. v. 1.

WERTHEIN, Jorge. A sociedade da informação e seus desafios. Ciência da Informação, Brasília, v. 29, n. 2, p. 71-77, mai./ago. 2000. Acesso em: 04 jun. 2019.

Ciencia Política → Sociedad y Estado ¿Sociedad de la Información o Sociedad del Conocimiento?